22.7.06

EL SILENCIO DE LOS NIÑOS



Algo muy de perra es esto de la maternidad oigan ustedes que reclaman lo poco que se escribe últimamente por estos lados. Coincide la falta de gracia con este embarazo que debiera terminar cualquier día de estos. La poca ciencia del campo llevó a LMP a tener un embarazo (consciente) de sólo siete meses. Por eso LMP no escribió los dos primeros meses sin saber por qué y por eso no ha escrito casi nada en estos siete meses sabiendo que es porque el embarazo aturde a esta pobre esclava de su naturaleza.

Es que es tan, pero tan importante esto, más encima en el campo dónde la falta de sencillez mental es un mal innecesario, que todo menos la vida pasa a ser una banalidad. Para qué decir el arte o las letras, verdaderas siutiquerías del hombre vestido. Es la segunda vez que LMP pasa por esto y quizás porque ya entiende lo que viene es que ha enmudecido una montaña para adentro. Traer vida es un milagro demasiado tremendo, sobre todo tratándose de alguien sin una fe organizada como eu, sin un más allá consolador y con sentido. Porque una entiende que con cada niño que trae, trae también la muerte y uno sabe que por más que quiera creer en algo más no sirve de nada porque ni siquiera se atreve a terminar el ángel de la guarda de ese niño incluyendo la hora de mi muerte amén. Y da lo mismo que se muera en cien o mil años más, la cosa es que esta vida que traemos es mortal, como nosotros y no pudimos mejorarlo de esto ni darle nada más seguro. Maravilloso y todo vivir, muy de acuerdo, pero por dios que sería más fácil saber que este mini ser lo hará para siempre y poniéndonos más exigentes, que nunca será un pobre viejo con pañales pero sin alguien que lo quiera tanto como para incluso mudarlo con amor.


Bien gótico será ponerse a pensar en el lado oscuro de la fuerza estando a puntísimo de “dar a luz”, pero a mi entender no es ni siquiera el inverso de la moneda, sino que es el mismo lado, el mismo milagro para un animal tan blando como esta perra.


Se agradece que se guarden todos los comentarios sobre la vida eterna y demases así que, por favor, contengan su espíritu misionero. Y disculpen este abuso de confianza por hablar de cosas tan poco graciosas, pero LMP no es excepción a las hormonas que dominan el mundo y esto de andar en estado interesante verdaderamente se le va a la cabeza, y se le vuelve el corazón de abuelita y en realidad qué tiene de raro si las abuelitas partieron de aquí mismo, de una mujer que se enorgullece en presentarle al mundo su nuevo amor. Bienvenida seas Flora.