23.5.06

LOS MUY MONOS


Foto del libro "Unfashion"


Le había preguntado a un neurólogo, a un siquiatra, al bueno de Google y a casi todos los farsantes que conozco, pero nadie sabía. Los bostezos, por qué se contagian. Me miraban con cara de no sé y dudo que alguien alguna vez lo estudie.

Hoy, leyendo la última Scientific American Mind, la muy sexy que les habla (estrategia copiada de las dudosamente sexys telefonistas eróticas) ha podido descubrir que a mucha gente más seria e inteligente que a uno le ha interesado el tema por largo tiempo, llegando así a descubrir las neuronas "espejo". Estas células cerebrales nos hacen imitar mentalmente cada una de las acciones que vemos o leemos o hacemos. Gracias a esta copia mental, aprendemos a ser humanos y a comunicarnos a través de todas las formas del lenguaje. Este descubrimiento, que según algunos cambiará la sicología de la manera como el ADN cambió la biología, es clave en el entendimiento de la capacidad de aprendizaje, empatía y sociabilidad de los humanos y de algunos primates.

Incluso las extrañas caras que ponen las mamás al sacarse la pintura de los ojos pueden ser caras que han visto en sus mamás y han relacionado con ese gesto. Por esto también los enamorados de toda una vida se parecen o los niños autistas que tienen un daño en estas neuronas no son capaces de entender ni mostrar sentimientos.

Entonces, lindamente hablando, los bostezos se contagian por empatía, como la risa o el pánico.

La próxima vez que nazca una guagua obligatoria de conocer, no se excuse alegando un resfrío, vaya no más y aproveche de comprobar cómo estas neuronas funcionan desde ese entonces, sáquele la lengua a la criatura y verá cómo ésta lo sorprenderá de vuelta con su mini lengua. Toda una monada. Literalmente.